Directo al mail

domingo, julio 10

Entre paréntesis: Sarajevo (Relato Lulú)

Sarajevo, La capital de Bosnia, es una ciudad renga, se le ven las cicatrices, las marcas en la piel, los golpes del pasado. En un viaje predestinado a suceder, con Lulú nos sumergimos en esta ciudad para intentar entender su dolor. Como autora invitada, ella cuenta lo que encontramos.

"Sarajevo: un bar y una ciudad"

Acá llegamos, yo atraída particularmente por un bar que marcó un antes un después en mi vida y otro tanto por la historia que intuía que podía encontrar… Cande como viajera curiosa que sigue su instinto de conocimiento y búsqueda…

En 1995 termina esta ciudad destruida, a su vez en San Telmo nace un bar con su nombre y su estilo en ruinas.

Esta ciudad tiene muchos parecidos con ese lugar de noctámbulos, que buscaban una charla, que convivían con la vida y la muerte en cada día.

En Sarajevo, mezcladas con las casas, las plazas, los edificios, las escuelas, los bares, los lugares de diversión, las casas de apuestas, los negocios; la gente sigue con su cotidianidad… y entre todo esto, te encontrás con las lápidas de los que se fueron y los ausentes/presentes en cada paso.

La gente es austera, no hay modas ni esteriotipos, no sé si como filosofía o porque no hay opción… sin embargo, nosotras terminamos en un negocio de segunda mano intentando comprar ropa…


Convivir con las huellas de lo ocurrido parece ser como algo natural. Te encontrás con los edificios destruidos por bombardeos o con las huellas de las balas en las paredes, mientras pasan los ciudadanos por las calles buscando… aunque sea unas turistas sin boletos…

Las huellas están; en las mujeres con pañuelos en las cabezas, en las caras de los que se te cruzan, en las casas abandonadas e invadidas de graffitis y vegetación.



Esas caras me llevan a los personajes de mi bar: Matías (a quien necesitaría ahora para recordar nombres y demás), Fidel, Ezequiel, Pepe, Matu, Martín, Camilo, las dueñas, Eduardo, Axel, el flaco, el peruano y los famoso como Divina Gloria y Leo García.
Hoy, unos son actores, otro cineasta, otro piloto, uno dueño de un bar, una artista plástica y profe de teatro, Eduardo casi gana el reality “El Bar”, otro está en el Borda, el yonkie en Suecia y Camilo con sus chistes no sé… tantos personajes más…

Pienso también en los amigos que me acompañaron una o varias veces… algunos se fueron de este mundo, otros viajaron para otros puertos y otros se han perdido.

Sarajevo bar fue un lugar donde podía caer sola y siempre me encontraba con alguien para hablar o intercambiar deseos…

Acá, estoy con mi ahijada del alma compartiendo experiencias de viajes (“Dos viajeras se saludan”), yo volviendo al ruedo, ella en su crecimiento de viajera… sin embargo en este intenso encuentro de comunicación, nos sentimos un poco incomunicadas con los sarajevenios (de algún modo, el lenguaje no ayuda),

Intenté varias veces que me contaran como había sido vivir acá en esos días de citio…poco me dijieron, me contaron de las escuelas subterráneas, del túnel de abastecimiento y no mucho más.

…Las huellas están… y debajo de la tierra existe la esperanza y la vida que ignoramos… sólo basta con mirar un árbol o ver Underground.

Fue muy fuerte ver que los nacidos en el 68 (año que vine a este mundo) fueron desbastados, no están más, sólo hay una lápida en algún lado que los representa como parte de este lugar.

Esta ciudad como buen bar está llena de extremos… la simpatía/la indiferencia, la alegría/la tristeza, la libertad/la necesidad, la diversión/el astío, el todo/la nada, las religiones varias/la ausencia de dios, la vida/la muerte.

En el bar “Hacienda” intenté comenzar a escribir (a pedido de la blogger). Fue una noche de alegría, de brindis, de “amigos”, de deseos perdidos y de personajes.

Al otro día entre otras cosas me encontré con algo de lo ya escrito y con estos versos dispersos…


Cande danza,
al compás de la música
se mezcla con Bosnia,
pasa la puerta de Sarajevo.

Cande danza,
conversa e intercambia cultura.
Mientras los muchachos sueñan
que son jugadores de fútbol.

Por suerte, Cande danza,
y con la magia de su sonrisa,
Sarajevo se detiene en el tiempo
un tiempo mucho más bello…

¡Feliz de viajar contigo!

7 comentarios:

  1. Lu: Gracias por esto, por la compañia, por las charlas, por el viaje, por el espiritu viajero y por darme ese lugar tan especial.

    Un gusto descurir esta ciudad con vos.

    Te quiero madrina!

    ResponderEliminar
  2. envidia, again.
    Que lindo ver q disfrutas tanto conocer este mundo Candylinda!!!!

    ResponderEliminar
  3. LUZ MUY LINDO LO QUE ESCRIBISTES PERO ANGUSTIANTE SE CONOCE QUE ESTA CIUDAD TE DOLIO EN EL ALMA. mE IMAGINO LO QUE HABRA SIDO DESPEDIRTE DE cANDE A TODOS NOS DUELE Y CXOMO BIEN LO DECIS ES TAN VITAL BESOS A LAS DOS

    ResponderEliminar
  4. que lindo Lu!! Excelente descripcion de lo que se siente sarajevo!

    ResponderEliminar
  5. Muy Bueno el relato Lu!!
    se nota que realmente la pasaron bien!! no solo por el lugar que parece increible si no que juntas se hacen buena compañia!!
    que mas se puede pedir...
    Besos a las dos!! las quiero!!
    Cande te debo respuesta al mail, prometo que ya va a llegar jejej

    ResponderEliminar
  6. ahiji querida!!! Acabo de llegar a Benicasim, luego de unos dias bellos en Toulose.... y aprovechando que tengo wifi...
    Me encontré con el relato.. leerlo de nuevo me lleno de emoción, todavía sigo disfrutando los días viajados con vos... que placer!!!
    Sos única y especial y en cada día me brindaste todo tu amor...
    Las despedidas como diría La Nani cuestan, pero me quedo con la calidad de este encuentro que ambas hemos disfrutado...
    Te quiero siempre...
    Y siga viajanda, pequeña andariega!!!

    ResponderEliminar
  7. que buena pintura luz!
    salute!
    andretti

    ResponderEliminar