Directo al mail

miércoles, julio 13

Entre paréntesis: Belgrado (o el día que casi fuimos Serbias)

Si los días en Grecia estuvieron a la altura de un estereotipo de las vacaciones perfectas y Croacia fue partir de cero y descubrir esas imágenes típicas... Serbia fue salir de todo tipo de construcciones.


Teníamos sólo dos días y los íbamos a aprovechar al máximo. Ya habíamos leído info sobre la historia, la cultura y la religión. Salimos temprano con mapa en una mano, café en la otra y una larga lista de puntos recomendados para conocer: el parque con las tres murallas, los restaurantes flotantes sobre el Danubrio, la casa de gobierno y alrededores, la peatonal principal con sus ferias.



Pero Belgrado se enterqueció en mostrarnos otra faceta y nos fue sorprediendo en cada punto. La parte mas antigua - el parque amurallado - es el centro de la ciudad, donde los jovenes van a hacer picnic, los abuelos a jugar con sus nietos y los enamorados a pasear. De hecho, mientras con Lulú escuchabamos una audioguia que nos hablaba de unos baños turcos de no sé que año, vimos a una pareja comproneterse: anillo, rodilla, lágrimas y todo el show. No es fácil recuperarse dp de ese espectaculo.

Esa tarde, seguiamos las dos medio enamoradas del amor paseando por las calles y nos cruzamos con un grupo de jóvenes con ánimo festivo, los seguimos y terminamos en la plaza principal frente a la Casa de gobierno festejando con miles de locales y una banda en vivo el triunfo de Nole en Wimbledon. Lulú se compro la bandera y dos pins y nos mezclamos con el resto de los serbios cantando a todo pulmón la única parte de la canción que reconocíamos.


El segundo día tuvimos otra de esas experiencia surreales que hacen todo un poco mas real. Fuimos a los restaurantes flotantes del Danubrio, pero cuando llegamos, todos estaban cerradísimos, salvo uno que tenía algo de movimiento. Nos acercamos a preguntar si había comida y nos comentaron que estaban haciendo un asado entre amigos , pero que había suficiente y nos convidaban si queríamos quedarnos. Y así fue como ligamos pescado a la parrilla en un barco entre un grupo de amigos serbios.

Eso es Belgrado, la ciudad donde los artesanos juegan entre ellos frente a sus stands, donde los jóvenes se reúnen entre edificios históricos, la ciudad donde te invitan a ser uno mas.


5 comentarios:

  1. genial Cande!!! A mi me quedo una cosita más entre tanta linda onda, nuestro esperado viaje en tren y sus policías corruptos... por eso mi álbum se llama una de cal y otra de arena....
    Nuestro súper depto en pleno centro...
    Nole!!! nole!!!
    Te queda Budapest, la ciudad más romántica que visitamos y tenés un largo relato por delante...
    Me encanto tu buena síntesis de Belgrado!!

    ResponderEliminar
  2. faltala foto del asado ... pero las tengo yoo!

    ResponderEliminar
  3. ayyyyyyyyyyy como disfruto viajar con tus cuentos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  4. Genila!!! que divertidos...
    se ve que la vivieron completa!!
    comentarios:
    1) lo del cafe era porque quedaba bien o realmente saliste vos Cande Becco con un cafe en mano???? (si es asi quiero foto)
    2) que onda vos y los casamientos, propuestas romanticas etc!!! te rodean!!! Banco que empieces el album "fotos de amor de extraños" ya tenes 2 de Bari jajaja

    ResponderEliminar
  5. florence:
    1) la del cafe es lulu... no se nota? yo tomaba un juguito de naranja.
    2) sigo sumando fotos! ahora tengo en colonia, alemania! se viene el album en serio!

    ResponderEliminar